Yaracuy

Un destino por descubrir

Monumento Natural “Maria Lionza”

Monumento Natural "Maria Lionza"

En la zona montañosa del Municipio Bruzual y con una exuberante vegetación selvática, comprendida por una superficie de 11.994 Hectáreas y en la cual se rinde culto a la Reina María Lionza, leyenda popular que circunscribe dicho monte a sus dominios. Los sectores de mayor afluencia son Quibayo, Sorte, Buchicabure, El Toro y Miriniza, constituyéndose en un importante polo de atracción turística. Fue decretado Monumento Natural el 18 de Marzo de 1960.

En el transcurso de las pasadas cinco décadas un culto espiritual sincretista se ha desarrollado en Venezuela como “El Culto de María Lionza”, debido a que la figura central hasta hace poco solía ser de origen “indio-americano”, conocido como “María Lionza”.

En el Monumento Natural “Maria Lionza” los cultos comprenden un gran número de ritos dirigidos a entidades espirituales de diferente origen. Ellos son invocados por la fe, de manera que resuelvan sus problemas de salud, trabajo, económicos, sociales y familiares. Médiums en trance reciben estos espíritus, de manera que los creyentes puedan conversar directamente con estas entidades. Ellos también realizan exorcismos, dan consejos, practican magia y ven el futuro.

El culto carece de códigos rígidos. Nuevos ritos y espíritus son sumados de una manera u otra. Cada líder de culto (banco) trabaja por si solo, él preside el equipo de Médiums a quien él a ayudado a desarrollar y también es el encargado de un espíritu central donde la fe tiene mucho que ver. De tiempo en tiempo los feligreses son organizados por los bancos hacia la montaña sacra de Sorte en Yaracuy, para realizar trabajos especiales y dar gracias por supuestos milagros.

Monumento Natural "Maria Lionza"
En el transcurso de los cincuenta años, el culto ha absorbido más de las tradiciones mágico – religiosas que otras regiones de Venezuela y estaba también influenciado por conceptos extranjeros. Esta tiene fuertes raíces mitología: fumar el tabaco en ritos curativos y para adivinar, creencia en espíritus de la naturaleza y guardianes de ríos y montañas. El rito de Maria Lionza, quien de acuerdo a la leyenda era la hija de un Jefe Indio que se convertía en un espíritu guardián de la flora y la fauna en el área de Sorte.

El culto tiene raíces en el espiritismo del escritor francés Allain Kardec, el cual fue popular a principios de siglo entre las clases altas de Venezuela: la creencia en el “Karma” y la transgresión de las almas, son algunos de los conceptos derivados de la filosofía del inicio de éste. Se encuentran elementos derivados del catolicismo: la Virgen de Coromoto, la Patrona de Venezuela, la veneración de los Santos escogidos por el pueblo para ser canonizados, el uso de cruces, estatuas de Santos, incienso, velas y agua bendita en rituales. La historia de Venezuela ha forjado alguno de los más importantes espíritus invocados en el culto: Simón Bolívar “El Libertador” de Suramérica, el “Negro Primero”, el General Gómez, el indio Guiacaipuro, feroz jefe de los “Los Teques”; todos bajan en los médiums. Otras raíces se encuentran en prácticas médicas cotidianas. Las huellas americanas son: trance en posesiones, uso de tambores para la invocación de los espíritus, bailes rituales y sacrificios de animales.

Tenemos que admitir, sin embargo, que en el transcurso de los últimos 25 años, el culto venezolano fue africanizado, debido a la influencia de la Santería Cubana importada vía Puerto Rico y Miami, después de 1959, y el Budú Haitiano.

La Santería Cubana está firmemente enraizada en la auténtica religión de los Yoruba en Nigeria, quienes fueron los últimos esclavos que llegaron a Cuba durante la segunda mitad del siglo pasado. Además pudo imponer sus creencias entre otros cultos africanos que han existido antes de la llegada de los nigerianos. Originalmente la Santería fue un culto hermético de sub – proletarios en Camagua y La Habana. Los “Babalaos” (padres del oráculo), no solamente conservaban los nombres de las antiguas divinidades, pero también el lenguaje “Yoruba” en charlas y oraciones y el complicado sistema de adivinar llamado IFA. Para camuflajear las divinidades antiguas, ellos fueron superficialmente comparados con algunos santos cristianos.

Después de la revolución cubana el culto se expandió rápidamente, sobre todo en el área del Caribe. Hoy la santería no es mas que la religión de una minoría negra, pero tiene una gran lista de seguidores, quienes pueden ser blancos, mestizos o negros pertenecientes a la clase media en Venezuela, los Estados Unidos y otros países. En el Norte, la iniciación cuesta por encima de los $$ 10.000 y la gente pobre no tiene la oportunidad de llegar a ser santero.

La religión secreta que destituye a los negros se tornó en un culto que le llega a los intelectuales y a quienes lo siguen en Venezuela: estudiantes, hombres de negocios y actores. Los iniciadores podrían ser venezolanos, cubanos o de otras nacionalidades, quizás españoles. Recientemente el culto ha influenciado bastante al culto de María Lionza. “Las Siete Potencias Africanas” (las más importantes con que trabajan los santeros), fueron firmemente incorporadas al culto en Venezuela, aunque algunos de sus devotos están al tanto de la realidad, de que ellos vinieron originalmente de Nigeria hasta Cuba y luego para nuestra ciudad. Ellos están desplazando gradualmente a Maria Lionza y los “espíritus indio – americanos de la naturaleza”. Maria Lionza ha perdido su posición central. Raramente aparece actualmente en los Médiums, aunque su estatua está aún localizada en el centro de cada altar. Rituales en donde la sangre de animales sacrificados es usada llegaron a ser muy populares, y se derivó de la santería Tambores llaman a los espíritus africanos. Las imágenes de los santos que representan las divinidades africanas del culto cubano son encontradas también en los altares de los seguidores de la Reina.

Los “vikingos” fueron también introducidos recientemente al culto como espíritus africanos, aunque ellos son representados como “blancos salvajes con largas barbas”.

Las tres figuras más importantes ligadas al culto de Maria Lionza representan la herencia blanca (aunque de acuerdo a la leyenda ella era una indígena, usualmente está representada como una mujer blanca con largo cabello negro). Negro Primero representa al África y Guiacaipuro al indígena.
Ellos representan las tres razas que se han mezclado pacíficamente en Venezuela. Además el culto es tomado algunas veces como símbolo de integración racial y de patriotismo.

El culto de María Lionza en su presente se ha desarrollado rápidamente en los barrios más pobres de las ciudades en crecimiento y entre los inmigrantes de las áreas rurales. La mayoría de los devotos son miembros de las clases más bajas, aunque algunos son educados y pertenecen a la clase media. El culto es un buen ejemplo del rápido proceso de transculturización. Elementos africanos, europeos e indio – americanos combinados, dan resultado a una nueva religión utilizada para servir, principalmente, a resolver los problemas de nuestro mundo aquí y ahora. La integración de elementos de diferentes orígenes en una nueva alianza mágico – religiosa, que prueba el alto grado de integración racial que está presente en nuestra sociedad Muchos creyentes se consideran ser católicos. Los espíritus ofrecen ayuda adicional cuando los santos no proveen ayuda pronto.

Cultos similares están proliferando en muchas partes del mundo y encuentran más y más seguidores todos los días. En Brasil, el “umbanda” tiene raíces similares en prácticas y conceptos religiosos derivadas de América.

Ubicación: Chivacoa, Municipio Bruzual; Urachiche, Municipio Urachiche y Nirgua, Municipio Nirgua.

Anuncios
Anuncios