Yaracuy

Un destino por descubrir

Parque Bolivariano Minas de Aroa

Parque Bolivariano Minas de Aroa

El Parque Bolivariano Minas de Aroa, se encuentra ubicado en la población de Aroa, en el Municipio Bolívar. Es un lugar de gran importancia histórica tanto para el Estado Yaracuy como para Venezuela, ya que los yacimientos de cobre localizados en los alrededores de Aroa, descubiertos en 1.605, por Alonso Díaz de Oviedo, fueron propiedad del Libertador. Más tarde, las mismas son vendidas por los herederos de Bolívar, a la compañía Inglesa Bolívar Mining Association (1.832), formándose luego otras compañías como: Quebrada Land Mining Company, Quebrada Railway Land and Copper Company Limited, Aroa Mines Limited, Bolívar Railway Company Limited, entre otras.

Las serranías la separan del Valle del Río Yaracuy y la habían mantenido aislada a pesar del Ferrocarril, hasta el día de hoy, en que una magnifica carretera empieza a ponerla en contacto con San Felipe. Hay un viejo camino que la comunica con Barquisimeto pasando por Duaca, construido en 1878, por el General Jacinto Lara con una longitud de 19 leguas.

Aroa alcanzó por el cobre su más alto esplendor. Allí están las afamadas Minas que pertenecieron al Libertador por herencia proveniente del Dr. Francisco Marín de Narváez. Descubiertas en 1605, el Rey las dio en “empeño y perpetuidad” a Narváez y a sus sucesores mediante la entrega en Madrid de 30.000 pesos de a ocho reales de plata y 10.000 pesos de igual calidad en las Cajas Reales de Caracas. Empezaron a explotarse en 1632.

Parque Bolivariano Minas de Aroa
Juana y María Antonia Bolívar, hermanas del Libertador, las vendieron en 1832 al Sr. Roberto Dent y fue de esa manera como pasaron de una compañía Inglesa. Esta inició la explotación en forma racional y la llevó a su expresión máxima. Entre otras cosas construyó una línea férrea entre Aroa y el puerto de Tucacas, levantó molinos, plantas eléctricas, maquinarias y edificaciones y puso en práctica nuevos sistemas de trabajo. Por desgracia, no existía en el país una legislación social, ni una organización económica eficaz. La riqueza de aquellos días desapareció y hoy sólo quedan como débiles recuerdos algunas ruinas que el tiempo deteriora de modo sistemático. Es el caso que las minas están paralizadas, según se dice, por existir otras en el exterior de explotación menos costosa.

Humbolt nos da algunos datos muy interesantes sobre lo que representaba la explotación de esas minas en los días coloniales. El trabajo de extracción lo hacían los esclavos, hacia como el de fundición. La producción de cobre rojo llegaba a 1.500 quintales, cada uno de los cuales se garantizaba 12 pesos. En 1957, dichas minas son adquiridas por el estado venezolano y entregadas al Instituto venezolano de Petroquímica, el cual extraería de ellas pirita y carbonato de cobre para la producción de ácido sulfúrico. Posteriormente, en el año 1972, éste instituto traspasó sus derechos a la Gobernación del estado Yaracuy, pasando a ser a partir de ese momento patrimonio histórico de la nación.

Parque Bolivariano Minas de Aroa
El Parque Minas de Aroa fue creado el 21 de Septiembre del año 1974, mediante decreto Nº 432; el mismo abarca una superficie de 9.000 has, de las cuales sólo 14 están desarrolladas y encontrándose en su interior numerosas especies vegetales (samán, guácimo, cedro, ceiba, entre otras), las minas de cobre, infraestructura y equipos usados para su explotación. Además, la presencia de las aguas de la quebrada Las Minas, elemento todos que hacen de Minas de Aroa un lugar de gran atractivo para el descanso, esparcimiento y recreación, y que a su vez, sirve para la identificación de nuestra historia al visitante; de la cual fueron protagonistas muchos de los ascendentes (ingleses y colonos) de los actuales pobladores aroeños.

Todo cuanto se conserva en su interior, representa una reliquia y prueba material indudable de una historia verdaderamente vivida. El área desarrollada de este parque comprende dos sectores: uno en la parte baja, ubicado prácticamente en la entrada, y otra, en la parte alta, donde se localizan las minas y toda la infraestructura física levantada por los ingleses para la explotación del cobre.

En cuanto a la infraestructura existente y servicios disponibles en cada uno de los sectores mencionados, se puede conocer lo siguiente:

Parque Bolivariano Minas de Aroa
En la zona baja se encuentra:
· El Museo Bolivariano, construido bajo el modelo arquitectónico colonial original. En su interior se exhiben algunas cartas enviadas por el Libertador a sus familiares en relación al arrendamiento y/o venta de sus Minas de Aroa a los ingleses, como forma de obtener algún dinero para sostenerse, una vez que se hubiera retirado de la causa patriota.
· Un pequeño lago artificial destinado al disfrute de los visitantes mediante el alquiler de pequeños botes con remo. En la misma área, existen sólo cuatro cabañas dotadas de bancos para el descanso del visitante y cestos para depósito de basura.
· El Cementerio de Los Ingleses, donde reposan los restos de éstos extranjeros, quienes se establecieron en la zona de las minas. Sus viejas tumbas talladas en piedra y mármol, muestran epitafios que datan de 1836 a 1907, en los cuales se pueden leer los apellidos Kennedy, Griffin, Prince, Bennets, Bowen, entre otros. Cabe destacar que este campo santo representa uno de los mayores atractivos de la zona.

En la zona alta hay:
· Area acondicionada para balneario, localizadas en las riveras de la quebrada Las Minas, al inicio de la vía que conduce a las minas. En la misma se disponía de cuatro cabañas, doce módulos de sanitarios y diez duchas (internas y externas), instalaciones éstas construidas por Corpoturismo.

El área sede de localización de las minas, las cuales suman un total de nueve, reciben los mismos nombres: San Antonio, Santa Bárbara, Peñita, Santa Catalina, Riccherd, San Pablo, Holmand, El Tigre y la Titiara, cuyas bocas se hallan selladas debido a los derrumbes ocasionados por las constantes lluvias ocurridas en la zona. Una de estas minas, La Titiara, está localizada cerca del taller de exhibición, tuvo 1 Km. de galería hasta el año 1969. A partir de entonces, los derrumbes ocurridos en su interior sellaron gran parte de este espacio dejando sólo 26 mt de túnel. A pesar de que sus paredes están cubiertas con tablones, la referida mina no ofrece seguridad alguna a los visitantes del Parque, que atraídos por la aventura de conocerla se entusiasmaban hasta hace muy poco, a penetrar en ella, ya que actualmente se encuentra totalmente tapiada. En la misma hay algunos vagones que se utilizaron para cargar el cobre.

En esta área, se localizan edificaciones de finales de siglo y principios del presente, realizadas por los Ingleses para llevar a cabo la explotación minera. Anteriormente se podía observar, la antigua planta de electricidad que permitió la iluminación del poblado de Aroa y sirvió además como fuente de energía para trabajar el cobre, mineral que originalmente se extraía en rocas y que posteriormente, con la instalación de esta planta, se pudieron emplear equipos para transformarlo en polvo. La mencionada planta funcionaba por medio de turbinas que se hallan ubicadas aproximadamente a 4 Km. de las Minas. Así mismo, en esta área se encuentra una instalación construida con hierro y zinc. En el interior de ésta instalación permanecen las viejas maquinarias usadas para moler el cobre.

Parque Bolivariano Minas de Aroa
Se observa además, un taller de exhibición donde se aprecia un gran número de instrumentos y equipos de trabajo traídos por los Ingleses a principios del presente siglo (1912 – 1925), los cuales eran utilizados para explotación y procesamiento del cobre, entre los que pueden enumerarse los siguientes: fraguas, yunques, surtidores de cobre al molino, llaves de compresor, palín de sacar pruebas, tarraja manual, tensor de guaya, martillos, espigas de aire para barrenos, taladro de aire, extintor de incendios, ventilador de aire para galería, esmeril de aire, motor eléctrico, transformadores de voltaje, sierra de cortar madera, entre otros.

Al final de esta área, se localizan las minas del antiguo comedor de los Ingleses, las oficinas administrativas de la Compañía propietaria de las minas, el Club, comedor, sanitarios, dos antenas de radiotransmisores y rieles por donde pasaban los vagones que transportaban el cobre. Se observan también cuevas hechas en laderas de los cerros, que servían de depósito a los materiales explosivos. Así mismo, existe también una edificación construida recientemente por Inparques, la cual fue equipada con sanitarios, camas literas, escaparates de metal y cocina, disponibles gratuitamente para visitantes durante 3 o 4 días previo permiso otorgado por la Coordinación de Inparques Yaracuy con sede en San Felipe.

Al área de localización de las Minas se llegaba por una vía restaurada completamente, la cual constituía el viejo camino por donde los colonos penetraban para explotar el cobre y que por efecto de las lluvias, ha sido derrumbada en su gran parte. En el Municipio Bolívar, siguiendo los caminos que utilizaron los colonos que explotaron los yacimientos de cobre, se encuentra este fascinante parque, inaugurado el 19 de Agosto de 1977, con un total de 14 Has, cuyo mágico entorno transporta al visitante a una época pasada al observar los vestigios de las maquinarias utilizadas para la explotación del mineral. En el Cementerio de los Ingleses, ubicado en las inmediaciones de las minas, descansan los restos de los Ingleses que allí habitaron durante la colonia.

Ubicación: Aroa, Municipio Bolivar.

Anuncios
Anuncios